8/25/2005
EL SABER ESCUCHAR
Hoy, en nuestra sociedad, es una queja constante que los estrépitos y chirridos no dejan entrever en el horizonte ni un espacio de calma. La gente suele reclamar sus derechos de armonía y paz, intenta volver a un pasado más tranquilo, en el que no existían tantas prisas, tantas preocupaciones, tantas angustias. Hoy vivimos -¿vivimos?- en una sociedad llena de ruidos que en muchos momentos no posibilitan algo tan necesario, bueno y gratificante como es el saber escuchar.

´Saber escuchar´ no es lo mismo que escuchar. Es un arte que no lo alcanza cualquiera ni se logra sin esfuerzo. Saber escuchar es escuchar empapados de silencio y de sosiego interno. Oír y escuchar son dos actitudes totalmente distintas. Oír no es prestar atención profunda e internamente a la comunicación, sino simplemente captar una sucesión de sonidos, de meras palabras. Saber escuchar es estar disponible en el momento de la audición, estar dispuesto a que la persona comunicante se sienta acogida y respetada.

En este sentido, escuchar a una persona amiga puede constituir largos intervalos durante toda una vida; es un proceso dilatado que requiere mucho tiempo y mucha paciencia; necesita una actitud receptiva en la constante ayuda.

Saber escuchar es saborear las cosas, es ´bien escuchar´. Y también sucede que, si no nos sabemos escuchar a nosotros mismos, difícilmente sabremos escuchar a los demás.

El silencio no conduce a una negación de todos los ruidos de nuestra sociedad, no comporta que todos se tornen bellos o melódicos a la vez, o simplemente dejen de ser ruidos. Encontrar silencio no significa escaparse del mundo. Guardar silencio es mucho más que detener el tráfico callejero o hacer callar esas músicas, a veces tan irritantes, que salen por ventanas y radios. Guardar silencio es saber escuchar, es saber mirar a los demás. Así, el silencio nace de uno mismo en la paz y en la fiesta.

Hemos de reconocer que, en efecto, existen otros ruidos más fastidiosos que los de la calle: son los bullicios interiores, el tumulto de nuestras ambiciones, de los celos, de los egoísmos, de la soberbia.
El peor ruido, el más tremendo, es no alegrarse de vivir, es asquearse de estar aquí con los demás. Es preciso, para bien escuchar, una plena aceptación de las otras personas; una aceptación de que existan, de que sean así tal y como son y, a la vez, aceptar con gratitud nuestra existencia; saber que existimos, que somos algo que antes no era, y que incluso podía no haber sido. Esta es la verdadera fuente del saber escuchar.
Escrito por Mente Cuerpo Y Emociones @ 8/25/2005 07:28:00 a.m.  
4 Comentarios:
  • At 8/25/2005 1:23 p.m., Blogger Petrusco said…

    El silencio, le dicen, la materia prima de la música, trabajar el silencio como el sonido es lo que hace de la música el arte supremo. Y el arte de escuchar es de toda la vida e implica poner un poco de nuestra alma en permitir a los demás liberar sus pensamientos. Que buen post. Felicitaciones

     
  • At 8/25/2005 2:37 p.m., Blogger Edén del Vainero Psicosocial. said…

    Silencio es la mayoría de las veces sinónimo de paz e inteligencia.
    Poquísimas personas sabemos escuchar -y me inclyo-. Quizás por eso, por no escuchar como es debido, es que la mayoría de las veces no sabemos defender nuestras razones. Tampoco, por no saber escuchar perdemos a veces el sentido de nuestra propia existencia.
    Muy sabias tus letras.
    Mis saludos.

     
  • At 8/26/2010 2:20 p.m., Anonymous Anónimo said…

    ESTE ARTICULO NO ES TUYO

     
  • At 8/26/2010 2:22 p.m., Anonymous Anónimo said…

    podias haberlo modificado al menos

     
Publicar un comentario
<< Home
 
 
Quien soy
Mi foto
Nombre: Mente Cuerpo Y Emociones
Ubicación: Kendall, Miami, United States
Escritos Anteriores
Escritos en el tiempo

Lo que suelo pensar

"Si no quieres seguir obteniendo lo que estas obteniendo, No sigas haciendo lo que estas haciendo", "Bendiciones para todos".

Lo que me gusta visitar
Sitios donde hago Ping
15n41n1
Blogalaxia
© 2004 namakamu.blogspot.com